viernes, 3 de enero de 2014



2014

Comenzando el año con nuevas ilustraciones.
Deseo a todos los que leen esto un año saludable, lleno de trabajo, amor y productividad. Ya establecida en el nuevo taller (que sería el tercero que instalo debido a mis mudanzas).

Muy poco escribo de mi vida personal, pero esta vez quiero compartir algo que me ha dejado el haberme casado con un japonés: la disciplina. Pensaba que hacía bien mi trabajo, pero de repente me topo con una persona que me hace énfasis en mis errores o descuidos (ese relax latino de dejar las cosas al final para no sentirse ñoño), he tenido meses de reflexión acerca de mi trabajo, de su discurso visual, de su calidad, de sus alcances, de la responsabilidad que tengo incluso en los envíos que hago por paquetería. Así que este año en especial, tengo un gran propósito y alguien que me jala las orejas constantemente.

No hay comentarios: