jueves, 28 de mayo de 2009

La Jaula

Cuando la cordura se me escapa,
y el sudor viene de nuevo
en forma de hilos fríos en mis manos,
en mi estómago y en mi garganta,
desaparezco las cosquillas,
durmiendo mis sensaciones
con el humo del clavo,
antes de poder llorar.

1 comentario:

sonoio dijo...

hermosas ilustraciones!
un beso